hache

Hache. Letra muda

La hache llegó a mi vida en forma de un hijo. H de hijo. H de Héctor. H por Martín Hache.
Con el tiempo me he ido amoldando a ella. Cada día disfruto más del silencio y en ellos, es donde más cuento.

Porque hay otra forma de contar. Siempre tuve historias en mi cabeza. Reales, inventadas, creadas sobre una escena que pasa frente a mis ojos o una melodía que se me cuela por la piel. Según escribo, no soy capaz de decidir qué llegó antes, si las letras o las fotografías. Quizá eso ya de igual. Ahora están, juntas, a veces como un Todo indivisible que me acompaña.

Este rincón será mi archivador de historias. Hasta que un día, vuelen libres.

En el trayecto, llenaré las páginas de imágenes que me inspiran, de momentos, de sueños o imaginaciones a las que doy forma. Y siempre, siempre, como una prolongación de lo que soy, terminaré con unos puntos suspensivos (... ...) porque nada de lo que tengo que contar está terminado.

Todas las historias están por terminar de contar ….



(... ...)

1 comentario:

  1. Me gustan tus silencios, y lo que de llos emana con esas letras tan bien amoldadas a cada imágen que captas.

    Un saludo

    Carlota

    ResponderEliminar