La fragilidad de los días insomnes




Los días insomnes tienen un color diferente, algo parecido a un amanecer tímido en un día nublado, sin fuerza ni contraste. Se diferencian del resto de días por su fragilidad. Cualquier nota más alta, un sonido brusco, una palabra mal dicha o una torpeza insignificante pueden quebrarte ... y es tan difícil recobrar el equilibrio en estos días casi grises ...

En estos días selecciono las palabras que revuelven mi cabeza y trato de contenerlas. Leo más, me alío con la manta del sofá, miro por la ventana y suspiro más de lo permitido. 

Los días insomnes son para mimarlos y mimarse.

Los días insomnes tienen una delicadeza que a mí me parece visualmente mágica. Y frágil.






...

No hay comentarios:

Publicar un comentario