Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Cómo superar un invierno

Frío. Se nos coló el frío en el cuerpo y tiritábamos como perros abandonados en el andén de una estación fantasma. 
Entonces comenzó a llover. Y nos tejimos un jersey con el vaho de nuestros suspiros.  Se acabó el frío.

Lluvia. Llovió tanto que se no calaron hasta los recuerdos. 
Entonces apareció la niebla. Y nos secamos a caricias y con el reverso de nuestros besos.  Se acabó la lluvia.

Niebla. La niebla espesó tanto que apenas podíamos reconocernos.
Entonces apareció el frío y a tientas nos dibujamos un abrazo que abarcaba nuestra historia completa.  Se acabó la niebla.
Esta es la historia de como superar un invierno.







... play ...


Entradas más recientes

Yo creo

Te quiero en luna creciente

La sequía

Yo no sé si lo haría, pero tú sí.

¿En qué momento dejamos de ser niños?

La fragilidad de los días insomnes

El instante

Malabares